16 enero 2009

cibermedios, ja

"Lo digital es lo que va a quedar"...
De profecía pasa a perogrullada: el papel se acaba.

Por eso se entiende menos que ADN.es se vacíe de los profesionales digitales y se mantenga, si lo hace con los que quedan en las redacciones de papel. ¿Por dinero...?
Una marca o cabecera, bien visitada, con una fidelidad de lectores, con una comunidad que ya quisieran otros, hasta se podría vender en tiempos de crisis. Pero la epidemia se extiende y cae un dirección nativa en Público (que intenta explicarse). Leyendo a Juan Varela, uno se pregunta ¿qué le pasará a Soitú? (Leyendo los comentarios la cuestión se disipa...).

¿Sin cibermedios nativos mejora el panorama de mil y pico medios emigrados a Internet casi "por obligación"?
Hablo de cibermedios inmigrantes, cuando entre los grandes hay aciertos y reconocimientos innegables: en El Periódico, en El Mundo...
Pero la cruel realidad de estos días, y de los tiempos de crisis que siguen, me lleva a reservar como un tesoro el gratuito título de cibermedio.

Para el que se lo gane. Sólo considero cibermedio al que sepa enlazar, gestionar los comentarios, integrar la aportación ciudadana...

Supongo que el panorama de la industria de la información va a cambiar mucho en estos meses, sin duda en España. Y mirando sólo a los restos del naufragio en el entorno digital, dije hace meses que pronto los cibermedios serán la mayoría. Y así podríamos quitar los horribles prefijos del cambio (ciber-). Quedarnos de nuevo sólo con "los medios", pocos más quedarán como ejemplar histórico de una casta.
Pero me vais a permitir que me guarde cibermedio para quien me dé, lo que hoy se podía hacer, en periodismo con Internet. En un par de años estos cibermedios nativos, que pasan ahora por dificultades, han ganado experiencia y se han acercado a lo que pueden ser el periodismo y los medios. Si la marcha atrás de la gestión periodística se confirma, si volvemos a la involución de unos medios omniscientes y autistas, no hablaré más de ciberperiodismo. Sería mentira, palabrería vacía. El término vale para quienes cumplen las expectativas de lo que puede ser la información y en periodismo, hoy. En los demás son ínfulas, epistrofario político.
A lo mejor hasta quedan como cibermedios las comunidades y los grupos en redes sociales. Si ofrecen información de calidad y gestionada sin pretensiones entre sus lectores, con contraste, análisis, perspectivas... no dudaré en suscribirme y en llamarlos cibermedios. Sin perdón de grupo mediático alguno. Que el mismo día en que se graduaron ellos como medios, me gradué yo como lector.
Publicar un comentario en la entrada